Friday, November 20, 2020

Teletrabajo no es opción para pobres, jóvenes y mujeres

Una nueva investigación del Fondo Monetario Internacional revela las dificultades a las que se enfrentan millones de trabajadores por el coronavirus. El estudio revela amplias diferencias entre países, incluso si se tienen las mismas ocupaciones. El trabajo a distancia en Noruega y Singapur es más fácil que en Turquía, Chile, México, Ecuador y Perú, ya que en más de la mitad de los hogares de los países emergentes y en desarrollo no hay una computadora en casa.


Ante la masiva pérdida de empleos causada por la pandemia de la COVID-19 tres expertas del Fondo Monetario Internacional, Mariya Brussevich, Era Dabla-Norris y Salma Khalid analizan este artículo* cómo la crisis sanitaria afecta a los mercados laborales de los países más pobres y a los trabajos de los jóvenes y las mujeres:

La pandemia de COVID-19 está devastando los mercados laborales de todo el mundo. Decenas de miles de trabajadores han perdido sus empleos, millones de personas se han quedado fuera de la fuerza laboral y muchas ocupaciones enfrentan un futuro incierto. Las medidas de distanciamiento social ponen en peligro los empleos que exigen presencia física en el lugar de trabajo o interacciones personales. Quienes no pueden trabajar a distancia, a menos que se consideren esenciales, se enfrentan a un riego significativamente más alto de sufrir reducciones en las horas trabajadas o en las remuneraciones, suspensiones temporales de personal o despidos permanentes. ¿Qué tipos de empleos y trabajadores presentan un mayor riesgo? No sorprende que los costos hayan recaído fundamentalmente sobre quienes tienen menos capacidad para soportarlos: los pobres y los jóvenes en los empleos menos remunerados.

En un nuevo trabajo, hemos investigado la viabilidad de trabajar desde casa en una amplia muestra de economías avanzadas y de mercados emergentes. Estimamos que cerca de 100 millones de trabajadores de 35 países avanzados y emergentes (de los 189 países miembros del FMI) podrían presentar un riesgo alto debido a que no pueden realizar sus trabajos a distancia. Esto equivale, en promedio, al 15% de su fuerza laboral. Aunque existen importantes diferencias entre países y trabajadores.

La naturaleza de los empleos en cada país

La mayoría de los estudios que miden la viabilidad del trabajo desde casa adoptan definiciones sobre empleo utilizadas en Estados Unidos. Sin embargo, las mismas ocupaciones en otros países pueden diferir en las interacciones personales necesarias, la intensidad tecnológica del proceso de producción e, incluso, el acceso a las infraestructuras digitales. Para incorporar este hecho, el índice de viabilidad del trabajo desde casa que hemos construido utiliza las tareas que realmente se realizan dentro de cada país, de acuerdo con las encuestas recopiladas por la OCDE sobre 35 países.

Observamos importantes diferencias entre países, incluso dentro de las mismas ocupaciones. Resulta mucho más fácil el trabajo a distancia en Noruega y Singapur que en Turquía, Chile, México, Ecuador y Perú, sencillamente porque más de la mitad de los hogares de los países emergentes y en desarrollo ni siquiera tienen una computadora en casa.

¿Quiénes son los más vulnerables?

En general, los trabajadores del sector de alimentos y hostelería, así como del comercio minorista y mayorista, son los más afectados debido a que sus trabajos son los que menos posibilidad de trabajo a distancia tienen. Esto significa que más de 20 millones de personas de nuestra muestra que trabajan en estos sectores presentan el riesgo más alto de perder sus empleos. Aunque algunos son todavía más vulnerables que otros:

La posibilidad de trabajar a distancia de los trabajadores jóvenes y de quienes no tienen educación universitaria es significativamente menor. Este riesgo más alto se corresponde con los perfiles de edad de los trabajadores en los sectores más afectados por el confinamiento y las políticas de distanciamiento social. Es preocupante observar que la crisis podría ampliar la desigualdad intergeneracional .

Las mujeres podrían verse especialmente afectadas, amenazando con revertir algunos de los avances en materia de igualdad de género realizados en las últimas décadas. Esto se debe a que las mujeres se concentran de manera desproporcionada en los sectores más afectados, como son los servicios de alimentos y hostelería. Además, las mujeres realizan más tareas relacionadas con el cuidado de los hijos y las labores domésticas , mientras que la provisión por parte del mercado de estos servicios se ha interrumpido.

Los trabajadores a tiempo parcial y los empleados de pequeñas y medianas empresas se enfrentan a un riesgo mayor de pérdida de empleo. Los trabajadores en empleos a tiempo parcial suelen ser los primeros en perder sus trabajos cuando se deterioran las condiciones económicas y los últimos en ser contratados cuando estas mejoran. También tienen menos probabilidades de tener acceso a asistencia sanitaria y a canales formales de seguros que puedan ayudarlos a capear la crisis. En las economías en desarrollo, en particular, los trabajadores a tiempo parcial y los que tienen empleos informales afrontan un riesgo mucho mayor de caer en la pobreza.

El impacto sobre los trabajadores con bajos ingresos y empleos precarios podría ser especialmente grave, ampliando las desigualdades ya existentes en las sociedades. Nuestros resultados, que indican que los trabajadores en la parte más baja de la distribución de ingresos tienen menos capacidad para trabajar a distancia, están corroborados por los recientes datos de desempleo de Estados Unidos y otros países. La crisis de la COVID-19 aumentará la desigualdad de ingresos.

Este efecto se ve agravado por el hecho de que los trabajadores que se encuentran en la parte más baja de la distribución de ingresos se concentran de manera desproporcionada en los sectores más afectados, como los servicios de alimentos y hostelería, que son los menos susceptibles al trabajo a distancia. Los trabajadores con bajos ingresos también tienen una mayor probabilidad de vivir al día y tener pocas reservas financieras, como son los ahorros y el acceso al crédito.

¿Cómo proteger a los más vulnerables?

La pandemia cambiará con toda probabilidad la manera en que se realiza el trabajo en muchos sectores. Los consumidores pueden recurrir más al comercio electrónico, en detrimento de los empleos del comercio minorista, y pueden pedir más comida para llevar, reduciendo el mercado laboral para los trabajadores de restaurantes.

¿Qué pueden hacer los gobiernos? Pueden centrarse en ayudar a los trabajadores más afectados y a sus familias mediante la ampliación de las redes de protección social y seguros sociales para amortiguar la pérdida de empleo y de ingresos. Los subsidios salariales y los programas de obras públicas pueden contribuir a que recuperen sus medios de vida durante la recuperación.

Para reducir la desigualdad y ofrecer a las personas mejores perspectivas, los gobiernos deben fortalecer la educación y la capacitación y preparar mejor a los trabajadores para los empleos del futuro. El aprendizaje permanente también implica reforzar el acceso a la escolarización y a la capacitación profesional para ayudar a los trabajadores desplazados por shocks económicos como la COVID-19.

Esta crisis ha demostrado con claridad que tener acceso a Internet es un elemento fundamental de la capacidad de las personas para continuar su participación en el lugar de trabajo. Invertir en infraestructuras digitales y cerrar la brecha digital también permitirá que los grupos desfavorecidos participen de manera importante en la economía del futuro.


Fuente: news.un.org (Este artículo se publicó originalmente en el blog Diálogo a Fondo del Fondo Monetario Internacional).

Foto de cabecera: Una mujer en su casa y tienda en Buga, Colombia, donde trabaja por temporadas para la alianza de productores de maracuyá (Banco Mundial/Charlotte Kesl).

Sunday, October 11, 2020

Recuperación y transformación hacia economías sustentables y sociedades inclusivas requiere de mantener y profundizar las políticas macroeconómicas activas

CEPAL lanzó su informe anual Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2020, en el cual reafirma que la cooperación internacional, a través de una mejor distribución de la liquidez global, debe apoyar la expansión del espacio de políticas en la región.

Para la recuperación y la transformación económica y social tras la crisis desatada por la pandemia del coronavirus, será esencial mantener y profundizar las políticas macroeconómicas activas, indicó hoy la CEPAL en su informe "Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2020. Principales condicionantes de las políticas fiscal y monetaria en la era pospandemia de COVID-19", dado a conocer por su Secretaria Ejecutiva, Alicia Bárcena, en una conferencia de prensa virtual.

El informe, uno de los principales reportes anuales de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas, presenta en esta nueva edición un análisis de los efectos económicos provocados por la pandemia en cada país de la región, y entrega recomendaciones de políticas para enfrentarlos, sobre todo en materia fiscal y monetaria, junto con resaltar la importancia de la cooperación internacional.



“La pandemia del COVID-19 está teniendo impactos negativos históricos en lo económico, productivo y social, con secuelas y efectos a mediano plazo sobre el crecimiento, aumentos en la desigualdad, pobreza y desempleo. Por ello, el proceso de recuperación de  la actividad económica (PIB) a sus niveles precrisis será más lento que lo observado en la crisis subprime (de 2007-2008)”, indicó Alicia Bárcena al dar a conocer el documento.

Según el informe, América Latina y el Caribe está viviendo su peor crisis económica en un siglo, con una contracción estimada de su producto interno bruto (PIB) regional de -9,1%. Debido a esto, a fines del 2020 el nivel de PIB per cápita sería igual al de 2010, es decir, habría un retroceso de 10 años con un fuerte aumento en la desigualdad y la pobreza.

Se prevé además el cierre de 2,7 millones de empresas formales en 2020, mientras que el desempleo alcanzaría a 44 millones de personas (con un incremento de 18 millones de personas respecto al nivel de 2019, el mayor aumento desde la crisis financiera global).

Además, la pobreza llegaría a los mismos niveles observados en 2005, es decir, marcaría un retroceso de 15 años, alcanzando a 231 millones de personas, mientras que la pobreza extrema llegaría a los niveles de 1990, lo que implica un retroceso de 30 años, alcanzando a 96 millones de personas.

“En este escenario, serán necesarias políticas macroeconómicas activas para retomar el crecimiento y promover una agenda de transformación estructural. Hay que fortalecer los ingresos públicos, mantener las políticas monetarias expansivas convencionales y no convencionales, y fortalecer la macro regulación prudencial junto a la regulación de los flujos de capitales para preservar la estabilidad macrofinanciera en el corto y mediano plazo. Aquí la cooperación internacional es fundamental para ampliar el espacio de las políticas macroeconómicas”, explicó la máxima autoridad de la CEPAL.

En materia de política fiscal, el Estudio Económico 2020 indica que los países han realizado diversos esfuerzos fiscales pata mitigar los efectos de la pandemia, que en promedio suman el 4,1% del PIB, acompañados de garantías estatales de crédito de hasta 10% del PIB. Estos esfuerzos fiscales, además de las caídas en los ingresos públicos, han contribuido a un mayor déficit fiscal y aumentos de la deuda pública.

En este sentido, el documento indica que el desafío es mantener una política fiscal activa en un contexto de mayor endeudamiento.  Para ello se requiere una política fiscal activa en un marco de sostenibilidad fiscal centrado en los ingresos. Es necesario que América Latina y el Caribe aumente su recaudación tributaria, que actualmente es de 23,1% del PIB en promedio para los gobiernos generales de la región, comparado con el 34,3% de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Para esto se debe combatir la evasión y elusión tributaria, que llega al 6,1% del PIB regional, consolidar el impuesto a la renta a personas físicas y corporaciones, extender el alcance de los impuestos sobre el patrimonio y la propiedad, establecer impuestos a la economía digital y correctivos, como los ambientales y relacionados a la salud pública.

“La política fiscal activa debe vincular el corto (de emergencia) con el mediano y largo plazo, para cambiar el modelo de desarrollo hacia la transformación productiva con sostenibilidad e igualdad”, señaló Alicia Bárcena. “Los países deben orientar el gasto público hacia la reactivación y transformación económica fortaleciendo la inversión pública hacia sectores que fomenten el empleo, la paridad de género, la inclusión social, la transformación productiva y una transición igualitaria hacia la sostenibilidad ambiental”, agregó.

Para expandir el espacio de políticas la CEPAL considera distribuir mejor la liquidez global a través de la cooperación internacional. En este campo se debe capitalizar las instituciones de crédito multilaterales para ampliar su capacidad de financiamiento y liquidez tanto en la coyuntura como con una mirada más larga. También institucionalizar la cooperación entre los bancos centrales para sostener tanto las políticas monetarias expansivas como aquellas dedicadas a la preservación de la estabilidad macrofinanciera, junto con ampliar la red de seguridad financiera mundial y regional para contrarrestar los efectos negativos de la volatilidad de los flujos financieros en momentos de crisis sistémicas.

En este ámbito, la iniciativa Fondo para Aliviar la Economía COVID-19 (Fund to Alleviate COVID-19 Economics - FACE), presentada por el Gobierno de Costa Rica recientemente, es un ejemplo de mecanismo de cooperación internacional para mejorar la distribución de la liquidez global hacia los países en desarrollo.

El informe también resalta que el alivio y restructuración de la deuda para países con vulnerabilidades y alta carga de pagos de intereses es necesario para expandir espacio de políticas. Actualmente, los países de renta media concentran el 96% del total de la deuda de los países en desarrollo (excluyendo a China e India), por lo que es urgente que la comunidad financiera internacional amplíe las condiciones de liquidez para hacer frente a las necesidades de financiamiento a escala mundial.

“Aliviar el pago de intereses de la deuda aumentaría la disponibilidad de recursos para el desarrollo”, declaró Alicia Bárcena. “En este ámbito, existe una imperiosa necesidad del alivio de la deuda del Caribe. La CEPAL ha abogado por el apoyo financiero para que las economías vulnerables del Caribe puedan generar resiliencia a través de una iniciativa para reducir su deuda y la creación de un Fondo Caribeño de Resiliencia”, destacó.

Fuente: Comunicado CEPAL.

Sunday, July 19, 2020

Informe de la ONU: Tecnológicas y redes sociales se lucran a costa de información errónea y discriminación

Desde algoritmos de reconocimiento facial que fallan más con afrodescendientes y asiáticos hasta permitir que gente rica financie plataformas para defender la ideología supremacista, pasando por los bots que interfieren en elecciones y asuntos políticos, el actual modelo comercial de las redes sociales más populares se beneficia activamente de la información falsa, el racismo(1) y la intolerancia para hacer negocio, denuncia una experta independiente de la ONU.

Una joven sentada frente a una computadora portátil tapándose la cara con las manos en Podgorica, Montenegro (UNICEF/Dusko Miljanic).


Fuente: news.un.org.

Las tecnologías digitales emergentes impulsadas por macro datos e inteligencia artificial afianzan la desigualdad racial, la discriminación y la intolerancia, asegura el informe de una experta de la ONU en derechos humanos.

Según Tendayi Achiume, relatora especial sobre racismo, incluso cuando los desarrolladores y usuarios de tecnología no pretenden que la tecnología discrimine, a menudo lo hace de todos modos.

"La tecnología no es neutral ni objetiva. Está fundamentalmente conformada por las desigualdades raciales, étnicas, de género y de otro tipo que prevalecen en la sociedad, y típicamente empeora estas desigualdades. Está resultando en discriminación y trato desigual en todas las áreas de la vida, desde la educación y el empleo hasta la atención médica y la justicia penal”.

Según Achiume, el problema no es simplemente el racismo extremista, la xenofobia y la intolerancia y va mucho más allá de eso.

"Las empresas como Facebook tienen modelos económicos y comerciales que significan que se benefician activamente de la información errónea, la discriminación y la intolerancia. Además, muchos gobiernos han adoptado algoritmos que discriminan estructuralmente a los grupos marginados", explicó.

Tecnologías "racistas" (1)

En su informe, la relatora describe varios casos en los que las tecnologías emergentes están promoviendo la discriminación.

Por ejemplo, una revisión de 2019 de 189 algoritmos de reconocimiento facial de 99 desarrolladores de todo el mundo descubrió que "muchos de estos algoritmos tenían de 10 a 100 veces más probabilidades de identificar de manera incorrecta una fotografía de un rostro afrodescendiente o de Asia oriental, en comparación con una blanca". Al buscar en una base de datos para encontrar una cara determinada, la mayoría de ellas eligieron imágenes incorrectas entre mujeres negras a tasas significativamente más altas que entre otras características demográficas.

“Ya no puede haber ninguna duda de que las tecnologías digitales emergentes tienen una capacidad sorprendente para reproducir, reforzar e incluso exacerbar la desigualdad racial dentro y entre las sociedades”, asegura el informe que explica que varios estudios académicos importantes han demostrado concretamente que el diseño y el uso de tecnologías ya están teniendo este efecto preciso en una variedad de contextos.

Tecnologías desarrolladas en un entorno de poca diversidad

Las corporaciones privadas ejercen una influencia monumental en el diseño y uso de las tecnologías digitales emergentes. Entre las plataformas digitales, siete "super plataformas" - Microsoft, Apple, Amazon, Google, Facebook, Tencent y Alibaba - representan dos tercios del valor total de mercado de las 70 plataformas más grandes del mundo.

A pesar del alcance global de sus tecnologías digitales emergentes, las corporaciones que ejercen la mayor influencia sobre ellas se concentran predominantemente en Silicon Valley, en los Estados Unidos de América, mientras que la participación de Europa es del 3,6%, la de África del 1,3% y la de América Latina 0,2%.

Por ejemplo, Google tiene el 90% del mercado mundial de búsquedas en Internet. Ocupando dos tercios del mercado global de redes sociales, mientras Facebook es la principal plataforma en más del 90% ciento de las economías mundiales. Amazon tiene una participación de casi el 40T% de la actividad minorista en línea del mundo. Como resultado, los valores culturales, económicos y políticos específicos de Silicon Valley determinan fundamentalmente cuántas de las tecnologías digitales emergentes operan a nivel mundial, incluso en contextos muy alejados de esta pequeña región de América del Norte.

Mientras tanto, los sectores emergentes de tecnología digital, como los de Silicon Valley, se caracterizan por una "crisis de diversidad" en términos de género y raza, especialmente en los niveles más altos de toma de decisiones.

Según un importante estudio de campo, actualmente, los sistemas de inteligencia artificial a gran escala se desarrollan casi exclusivamente en un puñado de empresas de tecnología y un pequeño conjunto de laboratorios universitarios de élite, espacios que en Occidente tienden a ser extremadamente masculinos, blancos, ricos y orientados técnicamente.

Estos también son espacios que tienen un historial de problemas de discriminación, exclusión y acoso sexual ".

El estudio encuentra que "esto es mucho más que una cuestión de uno o dos actores malvados” y señala la existencia de una relación sistemática entre los patrones de exclusión dentro del campo de la inteligencia artificial y la industria que impulsa su producción, por un lado, y los prejuicios que se manifiestan en la lógica y la aplicación de las tecnologías en el otro.

Es probable que la tecnología producida en tales campos excluya desproporcionadamente a las mujeres, las razas, las razas étnicas y otras minorías y reproduzca estas desigualdades cuando se implemente.

Una cuestión de negocio y política

La relatora explica que las fuerzas económicas y de mercado ejercen una poderosa influencia en el diseño y el uso de tecnologías digitales emergentes, que a su vez tienen un efecto transformador en los mercados, incluso en el propio capitalismo.

Por un lado, cierta influencia económica busca intencionalmente promover la discriminación y la intolerancia. Los ejemplos incluyen individuos ricos que financian plataformas en línea que defienden la ideología supremacista. Por otro lado, las fuerzas de mercado más poderosas pueden buscar principalmente resultados rentables de las tecnologías digitales emergentes sin intenciones explícitamente racistas o intolerantes.

Pero la evidencia muestra que los productos rentables pueden producir discriminación racial. Cuando las economías están estructuradas por la desigualdad racial y étnica, como es el caso en todo el mundo, la maximización de las ganancias generalmente será coherente y, en muchos casos, reforzará o agravará la desigualdad racial y étnica.

Los actores que buscan difundir el discurso racista y la incitación a la discriminación y la violencia han confiado en las tecnologías digitales emergentes, con las plataformas de redes sociales desempeñando un papel fundamental.

Achiume ha destacado estas tendencias en informes anteriores sobre grupos neonazis y otros grupos supremacistas blancos que dependen de las plataformas de redes sociales para reclutar, recaudar fondos y coordinarse.

Otro ejemplo destacado del uso explícitamente motivado por los prejuicios de las tecnologías digitales emergentes es el uso de Facebook por grupos budistas nacionalistas radicales y actores militares en Myanmar para exacerbar la discriminación y la violencia contra los musulmanes y la minoría étnica rohingya, en particular.

En 2018, el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, testificó ante el Senado de los Estados Unidos que los sistemas de inteligencia artificial de Facebook no podían detectar el discurso de odio en tales contextos.

Estos no son los únicos casos. También destacó el uso de Facebook para amplificar el contenido discriminatorio e intolerante, incluido el contenido que incita a la violencia contra los grupos minoritarios religiosos y lingüísticos en la India.

Además, los bots de redes sociales (cuentas automatizadas) se han utilizado para cambiar el discurso político y tergiversar la opinión pública.

De un estudio sobre 70 países, los bots se usaron en 50 para campañas de manipulación de redes sociales en 2019. Para los grupos que confían en las tecnologías digitales emergentes como una estrategia para promover la discordia y la intolerancia racial, étnica y religiosa, los bots son fundamentales para su capacidad. difundir discurso racista o desinformación.

Estudiantes de ciencias computacionales en Pakistán (Foto de archivo: Visual News Associates/Banco Mundial).

Un mal uso de los Gobiernos

El informe asegura que los ejemplos de diferentes partes del mundo muestran que el diseño y el uso de diferentes tecnologías digitales emergentes se pueden combinar de manera intencional y no intencional para producir estructuras racialmente discriminatorias que socavan de manera holística o sistemática el disfrute de los derechos humanos para ciertos grupos, debido a su raza, etnia u origen nacional, en combinación con otras características.

China utiliza la identificación biométrica y la vigilancia para rastrear y restringir los movimientos y actividades del grupo minoritario étnico uigur, violando los derechos de los miembros de este grupo a la igualdad y la no discriminación, entre otros. Los uigures experimentan frecuentes detenciones policiales sin fundamento y están sujetos a que sus teléfonos sean escaneados en los puntos de control policial, lo que viola su derecho a la privacidad.

Kenia e India han implementado la identificación biométrica para acceder a los servicios públicos, conocidos como Huduma Namba y Aadhaar, respectivamente. Los programas incluyen la recolección de varias formas de datos biométricos, incluyendo huellas digitales, patrones de retina e iris, patrones de voz y otros identificadores. Al intentar acceder a los servicios públicos a través de estos sistemas, ciertos grupos minoritarios raciales y étnicos en ambos países descubren que están excluidos de ellos, mientras que otros enfrentan barreras logísticas y largos procesos de investigación que, en efecto, pueden resultar en la exclusión de hecho del acceso a los servicios públicos a los que tienen derecho.

Tecnologías con derechos humanos en el centro

La relatora pidió un mayor escrutinio del diseño de la tecnología digital, reparaciones para los afectados por el racismo arraigado y la posible prohibición de algunas tecnologías.

"La muerte de George Floyd y muchos otros han provocado un levantamiento transnacional contra el racismo sistémico en la aplicación de la ley. Parte de la respuesta de derechos humanos debe incluir un mayor escrutinio de cómo el diseño y el uso de las tecnologías digitales están afianzando aún más este racismo sistémico", afirmó Achiume.

Al señalar que la pandemia de COVID-19 ha afectado más a las minorías raciales y étnicas, también advirtió que la tecnología utilizada para combatir la propagación de la enfermedad "es el mismo tipo que se ha utilizado para excluir a estas comunidades del pleno disfrute de sus derechos humanos en el pasado".

"Las obligaciones de los Estados de prevenir y eliminar la discriminación racial en el diseño y uso de estas tecnologías requieren la inclusión de las minorías raciales y étnicas en el proceso de toma de decisiones de la industria de una manera no simbólica. Sus obligaciones también les obligan a ordenar evaluaciones de impacto en los derechos humanos que incluyen énfasis en la igualdad y la no discriminación”, afirmó.

Los Estados también deben proporcionar el espectro completo de reparaciones efectivas para aquellos contra quienes las tecnologías digitales emergentes han discriminado racialmente. Esto incluye la toma de responsabilidad por la discriminación racial y las reparaciones a las personas y comunidades afectadas. Como muestran las recientes medidas para prohibir las tecnologías de reconocimiento facial en algunas partes del mundo, en algunos casos el efecto discriminatorio de las tecnologías digitales requerirá su prohibición total.

El informe incluye otras recomendaciones concretas para implementar protecciones de derechos humanos contra la discriminación racial en el diseño y uso de tecnologías digitales.

Los relatores especiales forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo que se ocupan de situaciones de países específicos o de cuestiones temáticas en todas las partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y sirven a título individual.


(1) Recomedamos leer los siguientes textos relacionados con la errónea clasificación de supuestas razas que se le da a ciertos grupos étnicos dentro de la raza humana:
- Raza, concepto en desuso
- Las ilusiones de la "identidad".

Monday, May 11, 2020

Investigador líder en COVID-19 ofrece sólidas respuestas sobre la pandemia

• Un enfoque innovador para el desarrollo de la vacuna COVID-19 utilizando ARN ofrece ventajas en velocidad y escalabilidad, si las pruebas tienen éxito.
• Aunque se pueden identificar vacunas efectivas en 12 a 18 meses, podría pasar mucho más tiempo antes de que estén disponibles a nivel mundial.
• El mundo debe aprender de la pandemia de COVID-19 y garantizar que se realice una inversión suficiente para protegerse contra futuras pandemias.

Autor / fuente: Sam Leakey (*) - weforum.org

El trabajo para acelerar el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus recibió un impulso la semana pasada cuando el gobierno del Reino Unido anunció £ 42.5 millones en fondos para los dos esfuerzos principales del país en la Universidad de Oxford y el Imperial College de Londres. El jueves pasado, el programa de la Universidad de Oxford, dirigido por la profesora Sarah Gilbert, se convirtió en el primero de Europa en participar en ensayos en humanos, mientras que el equipo del Imperial College aspira a comenzar los ensayos clínicos en junio. Esto lleva el número total de ensayos clínicos de la vacuna contra el coronavirus iniciados en 2020 a 11.


El profesor Robin Shattock lidera los esfuerzos para desarrollar una vacuna de ARN para COVID-19.
(Imagen: Imperial College London)

Encabezando el equipo imperial está el profesor Robin Shattock. En 2019, habló en la Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos sobre las nuevas técnicas que estaba desarrollando para facilitar el desarrollo rápido, las pruebas y, lo que es más importante, la producción local de vacunas. Juntas, estas técnicas ayudan a garantizar que las respuestas a los brotes se puedan realizar rápidamente, sin dejar atrás ninguna región o país. Hablamos con él para saber cómo progresaban los esfuerzos de su equipo y para reflexionar sobre la respuesta global hasta el momento.

En 2019, advirtió a las audiencias en Davos sobre la amenaza que representa una pandemia, llamando a la acción para garantizar que el mundo pueda responder rápidamente si ocurriera.
¿Cómo se sintió al ver la propagación de COVID-19 y cómo cree que el esfuerzo global para encontrar una vacuna lo está haciendo hasta ahora?

Ha sido un momento interesante para vivir. Cuando nos presentamos en Davos, decíamos que estas cosas sucederían, pero no estábamos pensando que iba a suceder tan pronto, o que sería un coronavirus. Todo el mundo estaba prediciendo que probablemente sería un brote de influenza aviar.

En términos de la respuesta global, es una buena noticia que se estén desarrollando muchas vacunas diferentes, y creo que más de 90 en el último recuento. Existe cierto grado de coordinación, pero todos estos grupos están trabajando independientemente en sus propios enfoques o tecnología. Eso no es necesariamente algo malo, dado que hay tanto riesgo en el desarrollo de una vacuna, eso significa que el riesgo se extiende, y creo que está bastante claro que algunos grupos lograrán una vacuna efectiva.


Su equipo ha estado trabajando en el desarrollo de una vacuna para COVID-19 desde principios de febrero.
¿Podría describir a nuestros lectores cómo se fabrica una vacuna típica y cómo difiere su enfoque con el ARN?

Los enfoques tradicionales de la vacuna generalmente dependen del crecimiento físico del virus. Esto se puede hacer creciendo el virus en grandes volúmenes, 10s o 100s de miles de litros, y luego inactivándolo, o cultivando virus con el tiempo para debilitarlos gradualmente hasta que estén seguros. Ambos métodos toman mucho tiempo antes de estar listos para el uso clínico y requieren una gran cantidad de virus para una dosis efectiva.

Nuestro enfoque es centrarnos solo en el código genético de la proteína espiga en la superficie del virus y usarlo como nuestra vacuna. Cuando la vacuna se inyecta en el cuerpo, las células musculares naturalmente la "amplifican" produciendo copias de la proteína espiga que el sistema inmune detecta como una amenaza. Esto entrena al sistema inmunitario del cuerpo para defenderse contra el SARS-CoV-2 al ser capaz de reconocer la proteína espiga si la encuentra nuevamente.

Carrera por la vacuna contra coronavirus
_________________________________
Los investigadores trabajan intensamente para encontrar la vacuna contra COVID-19
Apenas semanas después de los primeros casos, científicos en China identificaron la secuencia del código genético del Coronavirus, y compartieron la información.
El equipo británico usó este código para producir hebras de ADN en el laboratorio; estas contienen las instrucciones de construcción para las proteínas 'espiga' en el exterior del virus. El ADN está integrado en bucles de material genético (llamados plásmidos) para producir una vacuna de ARN autoamplificadora.

Para asegurarse de la seguridad y efectividad de la vacuna, los investigadores comprueban primero si produce una respuesta inmune en animales.

La vacuna puede 'amplificarse' dentro del cuerpo, lo que significa que hace copias de las instrucciones que contiene (en forma de ARN). Una vez inyectadas en el músculo, las células deben producir copias de la proteína del coronavirus, que será una amenaza para el sistema inmunitario del cuerpo.


Cuando las células inmunes se encuentran con estas proteínas, reaccionarán creando anticuerpos para combatir el peligro. Pero también crean un recuerdo duradero de la amenaza de cualquier ataque futuro.

La esperanza es que la vacuna capacite al sistema inmunitario de las personas para reconocer y defenderse contra el SARS-COV-2. Si entran en contacto con el virus en el futuro, deberían estar listos para combatirlo, dándoles cierta protección contra COVID-19.

Tener una vacuna eficaz nos permitiría proteger a los trabajadores de salud de primera línea que tratan con pacientes. Pero también podría extenderse a la población general.



¿Cuáles son las ventajas de trabajar con ARN?

El uso de ARN nos permite ser rápidos porque la secuencia genética se puede hacer sintéticamente en el laboratorio, y debido a que puede auto amplificarse, solo necesitamos una dosis muy baja de la vacuna para que sea efectiva; podemos hacer el equivalente de un millones de dosis en un litro de material de reacción. Esto nos permite escalar muy rápidamente y es factible hacer decenas de millones de dosis por semana desde nuestro laboratorio. Agregar más plataformas de vacunas trabajando en paralelo solo aumentará aún más la capacidad de producción.

¿La producción distribuida está lista para ayudar y qué otras medidas se pueden tomar para garantizar que las vacunas lleguen a todos los necesitados?

No espero que dicha red se ponga en funcionamiento a tiempo para contribuir significativamente a la respuesta COVID-19. Cuando se identifiquen vacunas eficaces, probablemente todavía se producirán mediante un enfoque más tradicional de trabajar con fabricantes muy grandes. Sin embargo, desarrollar tales capacidades de producción distribuida debería ser una parte clave del fortalecimiento de la resiliencia global después de que esta crisis haya pasado.

Un ejemplo de lo que se puede hacer más es el Instituto del Suero en India y algunos otros que ofrecen hacer vacunas libres de regalías para garantizar que estén disponibles para la mayor cantidad posible sin el obstáculo de los altos costos.

Un gráfico que muestra dos enfoques de producción de vacunas separados por una línea roja vertical. A la izquierda, una sola planta de fabricación grande con una gran multitud de personas y a la derecha, muchas plantas de fabricación pequeñas con pequeños grupos de personas.



Un enfoque distribuido para la producción de vacunas ayudaría a distribuirlo más rápido y más ampliamente.
Imagen: R. Shattock, Imperial College London

Algunos investigadores informan niveles de anticuerpos virales más bajos de lo esperado en personas que se han recuperado de COVID-19, lo que posiblemente implica que cualquier inmunidad obtenida será temporal.
¿Podrá una vacuna estimular una respuesta más fuerte, dando inmunidad más duradera?

Sí, una vacuna debe funcionar mejor que la inmunidad natural y hay pruebas sólidas de que lo hará. COVID-19 es una infección respiratoria y las personas con una infección leve no estarán expuestas a muchos virus porque solo estarán en sus superficies respiratorias. La respuesta inmune natural a dicha infección será mucho menor que la generada por una potente inyección de vacuna. Si la vacuna no genera una respuesta fuerte, entonces no se debe extender a la población general.

Para que una vacuna sea altamente efectiva, debe prevenir la infección en más del 80% de las personas vacunadas y darles inmunidad durante un mínimo de un año (lo que permitiría un refuerzo anual) pero idealmente más tiempo.

En tiempos normales, el desarrollo de vacunas lleva muchos años, pero hoy estamos viendo plazos acelerados junto con la presión de los gobiernos, los medios y el público. 
¿Como investigador, ¿cómo estás lidiando con esto?

Es difícil obtener el equilibrio correcto. Es importante que las personas comprendan que nos estamos moviendo más rápido de lo que nadie se había movido antes porque pretendemos tener una vacuna completamente probada dentro de los 12-18 meses, cuando normalmente sería de cinco a ocho años o más. Dicho esto, cuando la necesidad es tan urgente como lo es hoy, incluso 12 a 18 meses parecen lentos.

Sin embargo, es necesario moderar ligeramente las expectativas, ya que aunque pronto haremos las pruebas de las vacunas, no tendremos vacunas disponibles en todo el mundo durante un período de tiempo mucho más largo.

La vacilación vacunal ha reducido la eficacia de los programas públicos de vacunación en algunas áreas, lo que lleva a brotes de sarampión y otras enfermedades prevenibles.
¿Le preocupa que tal comportamiento pueda limitar el potencial de una vacuna contra el coronavirus?

En este momento, creo que la gente quiere una vacuna. No creo que haya mucha duda sobre tener una vacuna mientras COVID-19 está en la vanguardia de nuestras mentes. El problema con las vacunas es que tienen tanto éxito en la prevención de la enfermedad que desaparece y la razón por la que son necesarias se vuelve menos evidente.

Una nueva cepa de coronavirus, COVID 19, se está extendiendo por todo el mundo, causando muertes y grandes perturbaciones en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una cooperación global entre gobiernos, organizaciones internacionales y la comunidad empresarial, que está en el centro de la misión del Foro Económico Mundial como Organización Internacional para la Cooperación Público-Privada.

El Foro ha creado la Plataforma de Acción COVID, una plataforma global para convocar a la comunidad empresarial para la acción colectiva, proteger los medios de vida de las personas y facilitar la continuidad del negocio, y movilizar apoyo para la respuesta COVID-19. La plataforma se creó con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud y está abierta a todas las empresas y grupos de la industria, así como a otras partes interesadas, con el objetivo de integrar e informar la acción conjunta.

Como organización, el Foro tiene un historial de apoyo a los esfuerzos para contener las epidemias. En 2017, en nuestra Reunión Anual, se lanzó la Coalición para las Innovaciones de Preparación para Epidemias (CEPI), que reúne a expertos del gobierno, empresas, salud, academia y la sociedad civil para acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, CEPI apoya la carrera para desarrollar una vacuna contra esta cadena del coronavirus.

Si en dos, tres o más años, hemos tenido una vacuna exitosa y no vemos nuevas infecciones por COVID-19, las personas pueden optar cada vez más por no vacunarse. Eso podría deberse a la vacilación o simplemente a no estar en la parte superior de su lista de prioridades ya que el virus ya no parece ser una amenaza. Esto podría generar brotes y se necesitarán estrategias efectivas de participación pública para minimizar el riesgo de que esto ocurra.

¿La producción distribuida está lista para ayudar y qué otras medidas se pueden tomar para garantizar que las vacunas lleguen a todos los necesitados?

En este momento, el mecanismo de producción distribuida no está allí. Las instalaciones de fabricación en todo el mundo no están configuradas con la misma tecnología, por lo que no se pueden utilizar métodos idénticos. También es necesario armonizar la aprobación regulatoria para garantizar que cuando una vacuna se autorice para su uso en una ubicación, otros sitios de fabricación en todo el mundo puedan moverse rápidamente para aumentar la producción.

La vacilación vacunal ha reducido la eficacia de los programas públicos de vacunación en algunas áreas, lo que lleva a brotes de sarampión y otras enfermedades prevenibles. ¿Le preocupa que tal comportamiento pueda limitar el potencial de una vacuna contra el coronavirus?

En este momento, creo que la gente quiere una vacuna. No creo que haya mucha duda sobre tener una vacuna mientras COVID-19 está en la vanguardia de nuestras mentes. El problema con las vacunas es que tienen tanto éxito en la prevención de la enfermedad que desaparece y la razón por la que son necesarias se vuelve menos evidente.

Una nueva cepa de coronavirus, COVID 19, se está extendiendo por todo el mundo, causando muertes y grandes perturbaciones en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una cooperación global entre gobiernos, organizaciones internacionales y la comunidad empresarial, que está en el centro de la misión del Foro Económico Mundial como Organización Internacional para la Cooperación Público-Privada.

El Foro ha creado la Plataforma de Acción COVID, una plataforma global para convocar a la comunidad empresarial para la acción colectiva, proteger los medios de vida de las personas y facilitar la continuidad del negocio, y movilizar apoyo para la respuesta COVID-19. La plataforma se creó con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud y está abierta a todas las empresas y grupos de la industria, así como a otras partes interesadas, con el objetivo de integrar e informar la acción conjunta.

Como organización, el Foro tiene un historial de apoyo a los esfuerzos para contener las epidemias. En 2017, en nuestra Reunión Anual, se lanzó la Coalición para las Innovaciones de Preparación para Epidemias (CEPI), que reúne a expertos del gobierno, empresas, salud, academia y la sociedad civil para acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, CEPI apoya la carrera para desarrollar una vacuna contra esta cadena del coronavirus.

Si en dos, tres o más años, hemos tenido una vacuna exitosa y no vemos nuevas infecciones por COVID-19, las personas pueden optar cada vez más por no vacunarse. Eso podría deberse a la vacilación o simplemente a no estar en la parte superior de su lista de prioridades ya que el virus ya no parece ser una amenaza. Esto podría generar brotes y se necesitarán estrategias efectivas de participación pública para minimizar el riesgo de que esto ocurra.

¿Con qué mensaje te gustaría dejar a nuestros lectores?

Ya estamos viendo el impacto masivo de esta pandemia en las economías del mundo. Debemos aprender de esto y hacer las inversiones necesarias para limitar el impacto de futuras pandemias ahora. La inversión necesaria es pequeña en comparación con el costo económico y humano de otra pandemia. Simplemente tiene sentido financiero total y cualquier otra cosa no. El mundo necesita una póliza de seguro contra pandemias.


Esta entrevista ha sido editada por brevedad y claridad.

Lecturas recomendadas:
- Aquí están los medicamentos, vacunas y terapias en desarrollo para abordar COVID-19
- ¿Por qué las vacunas son la única solución real para las pandemias? según Gavi
- Bill Gates está financiando nuevas fábricas para posibles vacunas contra el coronavirus

(*) Sam Leakey es Especialista del programa, Ciencia y Sociedad, Foro Económico Mundial.

Sunday, April 12, 2020

Fueron revolucionarias, pero ya estas tecnologías han sido olvidadas...

El último buscapersonas (pager) de Japón emitió su beep final.
Tokyo Telemessage, el único proveedor de buscapersonas restante en ese país, cerró sus señales a fines de año, luego de décadas viendo la disminución de sus suscriptores.


Imagen: Wikimedia Commons

Los buscapersonas salieron a la venta por primera vez en Japón en la década de los sesenta y eran conocidos como pokeberu, o "campanas de bolsillo". Eran una forma popular de contactar a alguien sobre la marcha. Las personas que llamaban podían enviar un breve mensaje marcando un número de buscapersonas desde un teléfono fijo.

Autor: Katharine Rooney (*) - weforum.org

El dispositivo se usó inicialmente para llegar a vendedores que estaban en el campo, pero luego se convirtió en un símbolo de estatus, pegado a los cinturones de los trabajadores de la ciudad para demostrar laboriosidad.

A fines de la década de los ochenta, existían 60 millones de usuarios de buscapersonas en todo el mundo. Pero luego de apenas diez años, su popularidad fue rápidamente superada por el teléfono móvil. En el Reino Unido, el 86% de los niños mayores de seis años no pueden identificar que es un buscapersonas.


Imagen: Statista 


Aquí hay otros tres inventos que han seguido el camino del dodo.

1) El reproductor de cassette portátil.

El Walkman de Sony revolucionó la música cuando se presentó en 1979. En lugar de llevar una grabadora de tamaño completo, la gente podía conectar auriculares livianos, poner un cassette y escuchar su música favorita mientras viajaba o caminaba. Para 1992, Sony había vendido 100 millones de unidades. De tal modo se popularizó, que la marca marcó su influencia cultural, y la palabra "Walkman" se agregó al Oxford English Dictionary.

La máquina original pesaba menos de medio kilogramo y luego vino en modelos solares y resistentes al agua. Aunque cabía en una mano, su forma gruesa está quizás muy lejos de la palma si la comparamos con los dispositivos livianos a los que estamos acostumbrados hoy. Pero al popularizar la tecnología para ser utilizada en movimiento, allanó el camino para innovaciones como el iPod y el teléfono inteligente.

Image: Yoshikazu Takada 


2) El disquete.

A mediados de la década de 1990, se vendían más de 5 mil millones de disquetes en todo el mundo anualmente. Hoy en día, hay una generación entera que quizás nunca haya visto uno.

Producido por primera vez por IBM en la década de 1971, los disquetes fueron clave para el crecimiento de la industria del software. En lugar de que los propietarios de computadoras personales tuvieran que escribir sus propias aplicaciones de software para tareas informáticas como el procesamiento de textos, los programas podrían cargarse en los discos y venderse a los consumidores. Los usuarios también podían guardar su trabajo en discos, de modo que los documentos puedan transferirse entre computadoras.

Los disquetes dejaron de producirse totalmente desde 2011, pero su legado permanece en forma de software descargable y archivos que se pueden compartir en Internet.

Image: Wikimedia Commons 


3) La grabadora de videocasete.

Ahora que la mayoría de los canales de televisión tienen servicios de actualización, hay poca necesidad de pregrabar sus programas favoritos. Pero eso es justo lo que la gente solía hacer con las grabadoras de video (VCR). A través de una combinación de prácticas cintas de video y programación, que tomaba estudiar todo un manual para entender, nadie tenía que perderse un episodio.

Las últimas videograbadoras salieron de la línea de producción en 2016, cambiando no solo los hábitos de visualización, sino también el futuro de las cadenas de alquiler de películas como Blockbuster. Las cintas de video fueron reemplazadas por DVD, las empresas de alquiler en línea saltaron a la fama y luego los servicios de transmisión transformaron la industria para siempre.

En la última década del siglo XX, había 9.000 tiendas Blockbuster en todo el mundo. Ahora solo hay una, en la ciudad estadounidense de Bend, Oregon, donde los clientes nostálgicos continúan viendo películas a la antigua usanza.

(*) Más de la autora aquí https://www.weforum.org/agenda/authors/katharine-rooney

Tuesday, March 24, 2020

5 Beneficios de tener una estación meteorológica en casa



Las estaciones meteorológicas se han convertido en los últimos años en uno de los productos más comprados por los propietarios de viviendas. Su asequibilidad, precisión y variedad en el mercado son sólo una de las razones por las cuales tener una estación meteorológica en casa se ha convertido en la norma.

A pesar que muchos propietarios ya las han comprado, siempre queda la duda de si realmente vale o no la pena tener una estación meteorológica en casa. ¿Es acaso un lujo o una necesidad?

Para empezar, ¿que es una estación meteorológica? 

Como su nombre lo indica, las estaciones meteorológicas son pequeños dispositivos dotados con la tecnología necesaria para advertir al usuario sobre el  clima a su alrededor. Utilizando una serie de sensores, estos aparatos pueden monitorear el clima en el hogar incluyendo: temperatura, presión atmosférica, viento, y es capaz de predecir las condiciones a futuro.

A veces decidimos que ponernos en la mañana dependiendo de lo que la chica del tiempo nos diga en las noticias. Y más de una vez hemos salido preparados para un clima soleado y lamentablemente, esa información no fue tan acertada, siendo el día más lluvioso del año.

Precisamente por eso, las estaciones meteorológicas caseras son esenciales, ya que nos proveen de:

  1. Información en tiempo real: una de las mayores ventajas de estos dispositivos es que nos proveen con información en tiempo real, lo cual nos permite no depender del noticiero
  2. Información precisa de la zona: los sensores, al estar colocados afuera de nuestro hogar, nos permite saber exactamente como esta el clima específico en la zona y no un estimado de la ciudad más cercana. 
  3. Alertas en tiempo real: Las condiciones climáticas pueden variar drásticamente, y estas pueden arruinar nuestros planes. Por lo tanto una estación meteorológica nos permitirá saber si encender el carbón de la barbacoa o no.
  4. Fáciles de usar: las estaciones meteorológicas tienen la ventaja de ser simples y solo mostrar la información necesaria en la pantalla. Estos dispositivos, una vez instalados, pueden ser utilizados por cualquier persona: desde los pequeñines de la casa, hasta los abuelos.
  5. Ayudan en el ahorro de energía en el hogar. Al tener cierto elemento de predicción, las estaciones meteorológicas te permiten regular la temperatura en tu vivienda dependiendo del clima y la hora del dia. Al predecir la temperatura, será mucho más fácil calentar o enfriar tu hogar sin desperdiciar tu dinero.
En conclusión, las estaciones meteorológicas para el hogar son una herramienta perfecta que facilitara tu vida y la de tus seres queridos.