Saturday, July 28, 2018

Con tecnología podemos sacar a los trabajadores de la trampa de la informalidad

La tecnología y lo que hará para cambiar la forma como trabajamos es la obsesión del momento. La verdad es que nadie sabe con certeza qué sucederá, la única certeza es la incertidumbre. Entonces, ¿cómo deberíamos planificar los trabajos que aún no existen?

Mujeres cosen artesanías en el Everest Fashion Fair Craft en Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski / Banco Mundial

Autor: Kristalina Georgieva (*) - medium.com/world-of-opportunity (blogs.worldbank.org)

Nuestro punto de partida es ocuparnos de lo que sabemos, y el mayor desafío al que se enfrenta el futuro del trabajo -y que se ha enfrentado durante décadas- es el gran número de personas que viven día a día de trabajo casual, sin saber de una semana a la a continuación, si tendrán un trabajo y no podrán planificar el futuro, y mucho menos meses, en lugar de años, para la prosperidad de sus hijos. Llamamos a esto la economía informal, y como con tanto lenguaje pseudo-técnico que levanta barreras, la frase no logra transmitir el estado abyecto del purgatorio al que condena a millones de trabajadores y sus familias en todo el mundo.

Un trabajador tiene un empleo informal cuando no tiene un contrato, seguro social, seguro médico ni ninguna otra protección. El trabajo informal es un medio de supervivencia, nada más. Desde quienes empujan carricoches en Dhaka (rickshaw pullers) hasta los vendedores móviles de frutas en Nairobi, la economía informal está omnipresente. 

El empleo informal significa más del 70 por ciento en el África subsahariana y el sur de Asia, y más del 50 por ciento en América Latina. En Cote d'Ivoire y Nepal, es más del 90 por ciento. Como podemos ver en el siguiente gráfico, que he tomado prestado del borrador del Informe sobre el desarrollo mundial 2019, el trabajo informal está más generalizado para los países de bajos ingresos que para las economías de altos ingresos.


A pesar de las mejoras en el entorno empresarial, la informalidad sigue siendo alta. Desde 1999, India ha visto crecer su sector de TI, convertirse en una potencia nuclear, batir el récord mundial de satélites lanzados en un solo cohete y alcanzar una tasa de crecimiento anual de casi 6 por ciento. Sin embargo, el tamaño de su sector informal, según algunas estimaciones, se ha mantenido en torno al 90 por ciento. En el África Subsahariana, la informalidad se mantuvo alrededor del 75 por ciento entre 2000-2016. En el sur de Asia, ha aumentado de un promedio de 50 por ciento en la década de 2000 a 60 por ciento entre 2010-2016.

La mayoría de los trabajadores informales tienden a participar en actividades de baja productividad, con poco desarrollo de habilidades y casi cero perspectivas de crecimiento. En India, un año de trabajo en el sector formal duplica los salarios en comparación con un año de trabajo informal. En Kenia, la imagen es similar. La diferencia es potente. Las empresas informales son el negocio de los pobres. La pequeña escala de sus esfuerzos reduce las posibilidades de salir de la pobreza.

¿Qué podemos hacer al respecto? Claramente, no existe una solución única para todos, pero la respuesta implica una mezcla, dependiendo del contexto, de mejoras en el entorno empresarial, inversiones de capital humano y la promesa de tecnología, que es tan actual en el discurso.

La tecnología puede reducir la informalidad. Perú logró crear 276.000 nuevos empleos formales mediante la introducción de la nómina electrónica, un procedimiento electrónico mediante el cual los empleadores envían informes mensuales a la Autoridad Tributaria Nacional. Los informes cubren información sobre trabajadores, jubilados, proveedores de servicios, personal en capacitación, trabajadores subcontratados y demandantes.

La inversión en capital humano ayuda. Cuando los jóvenes están equipados con las habilidades adecuadas, es más probable que obtengan un trabajo formal que uno informal.

Puede obtener más información sobre cómo la tecnología ayuda a las personas atrapadas en empleos sin futuro leyendo el borrador del World Development Report 2019 del Banco Mundial.

Por supuesto, el informe no tiene todas las soluciones pero, en un mundo con tanta incertidumbre, lo que establece es una forma de pensar sobre los desafíos que se avecinan. La tecnología no es la única respuesta a muchos de los problemas que enfrentamos, pero al enmarcar correctamente las preguntas correctas ahora hay una mayor probabilidad de que ayude más que obstaculice nuestro progreso.

(*) Encuentre más de la misma autora en medium.com/world-of-opportunity - blogs.worldbank.org.

No comments:

Post a Comment