Wednesday, January 10, 2018

Por qué no voy a invertir en criptomonedas

Una inversión con el grado de volatilidad del bitcoin sólo la asumen especuladores muy expertos



Escribo esto tras ver en las noticias que "el bitcoin pierde más del 30% de valor en su peor semana desde 2013". Estamos ya más que acostumbrados a oír que el bitcoin se desploma y se dispara. Normalmente, una inversión con este grado de volatilidad sólo la asumen especuladores muy expertos y sin embargo en mi entorno conozco a mucha gente que está invirtiendo en bitcoin. A escala global se están escuchando cosas alarmantes que deberían preocupara a los reguladores.

¿Por qué mucha gente invierte en bitcoin? Dejando a un lado los especuladores a corto, los inversores a largo creen que el bitcoin en el futuro será el medio de intercambio universal y el depósito de valor que sustituirá a dólar, euro, etc. Vamos por partes.


Autor: huyelobo (*) - xataca.com

Bitcoin no puede ser un medio de intercambio universal

Bitcoin y su tecnología trajo la promesa de tener un medio de intercambio anónimo y sin intermediarios. En realidad esto ya existe: pagar en metálico. La ventaja de pagar con criptomoneda sería que hiciera más fácil pagar a distancia. Sin embargo en el mundo real comprar algo con bitcoin o transferir fondos - por ejemplo a un familiar en otro país - no es para nada sencillo. No hay ninguna app que lo haga fácil a pesar de que muchas startups están intentándolo. Y aunque llegara a ser usable, las comisiones son tan altas que no merecería la pena. Usarlo para mandar dinero a otro país y cambiarlo por moneda tradicional usando un cajero bitcoin puede llegar a costar 15% de comisión entre emisión y retirada.

A su vez, si no lo usamos para comprar o enviar dinero sino para invertir, los intermediarios cobran varios tipos de comisiones por operar con bitcoins:

• comisión de transacción: cada intermediario la fija, entre 0.2% y 3%.
• comisión de depósito de fondos: si lo haces con tarjeta, por ejemplo, no es un gasto menor y varía mucho según el método de pago. 
• comisión de retirada de fondos: al convertir los bitcoin en moneda fiat algunos intermediarios aplican comisión por su parte a la que pueden sumarse comisiones de tu banco. También se aplica si cambias los bitcoins a otras criptomonedas.
• comisión de cambio de moneda: si depositas euros en un intermediario que sólo acepta dolares soportaras una comisión de cambio. Para evitarlo usa un intermediario que acepte directamente tu moneda.

Estas comisiones son difíciles de calcular y en parte sólo son accesibles una vez creada la cuenta en el intermediario. Conduzcan con cuidado.

El mayor problema no son tanto las comisiones sino el historial de malas prácticas que acumulan los exchange o intermediarios. Estás son algunos de los trucos que usan descaradamente:

• wash trades — operaciones de un operador consigo mismo para crear volumen e influir en el precio, como se ha denunciado en Bitfinex.
• spoofing — ordenes de compra o venta enormes para simular un momento de optimismo o pesimismo que se cancelan según vaya afectando al precio. Esta práctica se ha denunciado en Coinbase y otros.
• painting the tape — como wash trades pero con múltiples participantes. Mark Karpelès reconoció ante un juez que usaba esta técnica en el exchange Mt. Gox.
• front-running — donde un operador es capaz de colar su orden antes que la de los clientes en momentos propicios.

No es posible enfatizar bastante lo poco riguroso de las medidas de seguridad de estos intermediarios cuando no se dedican directamente a manipular el mercado. Sin la vigilancia de autoridad alguna, el principal exchange del momento llamado Mt Gox se hundió en 2014 perdiendo todos los bitcoins (850,000 bitcoins). La teoría más aceptada es que sufrieron robos masivos de sus criptomonedas por no tener medidas de seguridad adecuadas. En 2016 pasó lo mismo con el exchange australiano Igot y podríamos hacer una interminable lista con incidencias de estas empresas.

Es difícil pensar que estas malas prácticas desaparecerán sin regulación.

Bitcoin no puede ser un depósito de valor

Las monedas que diariamente usamos, el euro o el dólar, son un depósito de valor. Esto significa que tengo confianza en que si guardo 3.000 euros en casa un año después esos euros tendrán un valor muy parecido al inicial. Si mi sueldo está en euros sé - con poca variación - qué cosas podre comprar con él en el futuro cercano.

Una criptomoneda que aspira a sustituir al dólar no puede tener caídas del 30% en una semana, como acaba de pasar. Tuvo caídas del 93% en 2011, del 70% en 2013 o del 86% en 2014 (dejando aparte los primeros años donde la montaña rusa era continua). Y no puede multiplicar su valor en un año sin dañar la economía. Ni las monedas tradicionales más disfuncionales llegan a estos extremos. Imaginemos lo que debe pensar el señor de Florida que compró 2 pizzas por 10.000 bitcoins en 2010.

Nadie va a usar una moneda para las transacciones diarias si su valor es errático. Sin estabilidad nadie va a pedir un préstamo en esa moneda ni la usará para hacer compras.


Variacion Bitcoin Ultimo Año 
Variación del valor del bitcoin en el último año (fuente: coinmarketcap

Un mundo con bitcoin

Hasta bien entrado el siglo XX las monedas tradicionales estaban condicionadas al patrón oro: todo el dinero en circulación estaba respaldado en alguna cámara acorazada del gobierno por lingotes. La oferta de oro es limitada y esto provocaba que durante las crisis cíclicas que ocurren en el capitalismo los gobiernos apenas podían actuar puesto que no podían imprimir más dinero que el oro que había.

El fin de la Primera Guerra Mundial supuso que los gobiernos se saltaran este patrón ante las enormes deudas acumuladas en la guerra que no podían respaldarse con metal precioso, de ahí se pasó a los acuerdos de Breton Woods y finalmente en 1971 Estados Unidos decidió abandonar por completo el patrón oro.

Las monedas actuales no están respaldadas directamente con nada más que la confianza en la propia moneda y esto permite a los gobiernos las grandes intervenciones sobre la economía, como la que hemos vivido recientemente en la crisis inmobiliaria de 2007. El sistema actual es muy imperfecto pero permite que los bancos centrales controlen el crédito o la estabilidad de los precios expandiendo o contrayendo la cantidad de dinero en el mercado.

Una economía mundial basada en bitcoin sería volver al patrón oro, es decir a la oferta rígida de moneda, dado que esta criptomoneda dejará de producirse cuando alcance la cifra de 21 millones de bitcoins. El 80% del total de bitcoins ya ha sido extraído por los mineros y la dificultad de su extracción crece de manera exponencial (cada vez el crecimiento en número de bitcoins es más lento, se ha diseñado así el sistema). 

Una economía mundial basada en bitcoin sería volver al patrón oro, es decir a la oferta rígida de moneda.

El uso universal de bitcoin significaría despojar a los gobiernos de política monetaria y de poder contraer y expandir la masa monetaria cuando lo necesiten, olvidando la lección que aprendimos en la Gran Depresión. El creador de Bitcoin explicó en 2008 en un paper que bitcoin eliminaría la inflación. Por eso bitcoin atrae a los gold bugs y todo aquel contrario a la intervención del gobierno en la moneda.

Vivimos una contradicción en la que cada vez más voces piden eliminar el dinero físico (usar moneda como la actual pero sólo tarjetas y transferencias) para combatir el fraude fiscal y las actividades delictivas y a la vez se da credibilidad a bitcoin que hace más difícil aún vigilar las transacciones. Suecia está haciendo avances para reducir la porción de su economía que se realiza en efectivo. España limita cada pocos años el dinero que puedes pagar en metálico por transacción obligando a identificarte de manera electrónica. ¿Cómo es esto compatible con una moneda que no deja rastro de quién emite y recibe una transacción? ¿Cómo ayuda esto a la lucha contra el fraude y el delito? ¿Cuántos inversores en bitcoin cumplen con el fisco?

También se habla del desastre ecológico. Estamos emitiendo a la atmósfera entre 8.000 y 13.000 kilogramos de CO2 por cada bitcoin extraído en principalmente granjas chinas cuya electricidad proviene del carbón. Ineficiente aunque haya gente que le busque aplicaciones creativas.

Pero blockchain está de moda: los smart contracts

Lo más original de bitcoin es blockchain que, en mi opinión, es la innovación que quedará después de que se pase la moda de bitcoin. Queriendo resaltar la originalidad de la propuesta (contabilidad distribuida, tolerante a fallos, muy difícil o imposible de falsificar, etc) quiero también remarcar que se está intentando aplicar a todo como una moda más que como una solución. Voy a poner un ejemplo de los smart contracts.

Los smart contracts son contratos escritos en software en vez de usar un texto legal que son incluidos en blockchain para que sea conocido por todas las partes e infalsificables. Pueden incluir reglas para transferir dinero sin el consentimiento "manual" de las partes siguiendo unas reglas preestablecidas. Su ventaja teórica es que son autoejecutables y no requieren abogados revisando el funcionamiento ni hay disputas posibles.

Un ejemplo del mundo real de cómo esto puede ser problemático para muchos casos de uso es The DAO (Distributed Autonomous Organization), un vehículo de inversión donde los inversores usando sus claves criptográficas votan qué inversiones hacer prescindiendo de los gestores y por tanto las comisiones por gestión. Nos hemos ahorrado al intermediario.

Este sistema invirtió 50 millones de dolares en un fondo de inversión controlado por un programador que conocía el sistema y aprovechó unos dicen que un bug otros que una característica del sistema en su favor. Tras esa inversión cuestionable algunos inversores aseguraron haber sido robados y otros que todo el valor del sistema DAO es la autonomía de su operación y que supervisarlo sería acabar con el sentido del fondo. El autor del "hackeo" hizo público un comunicado con la siguiente declaración:

"Estoy decepcionado al comprobar que algunos llaman "robo" al uso que he hecho de una característica del sistema. Yo estoy haciendo un uso explícito de algo que se recoge en el smart contract y mi abogado me ha dicho que lo que he hecho es legal. Si lo desean pueden revisar los términos del contrato DAO."

El autor se estaba riendo del concepto "el código es la ley". Al final se decidió intervenir el sistema y retroactivamente cancelar la operación. Normalmente las transacciones que implican mucho dinero tienen un humano supervisando por una razón válida.

Tras esta puntualización creo que blockchain puede traernos innovaciones interesantes tras esta fase experimental y tiene valor a largo a pesar de algunas de sus aplicaciones como bitcoin.

¿Entonces si sé lo que hago puedo invertir?

Bitcoin sube con fuerza porque tiene dos tipos de inversores: los que invierten de manera especulativa y por otra parte los que invierten a largo plazo porque creen que bitcoin es el medio de pago del futuro.

Para los que especulan - muchos se han hecho ricos - Bitcoin es una apuesta con un alto riesgo pero con gran recompensa. Con la entrada de bitcoin en el mercado de derivados también se puede apostar a la baja. Si sabes lo que haces no tengo nada que decir.

Si eres un inversor a largo que crees en bitcoin después de todo lo que he puesto arriba sólo te aconsejo que tengas las criptomonedas en tu poder con un wallet hardware y que no inviertas lo que no te importa perder porque no somos pocos los que pensamos que el bitcoin no tiene ningún valor en el largo plazo y es impredecible en el corto.


Imagen de cabecera: Usuario de MTGox protestando por el robo de su dinero (fuente: vídeo de patrick nsabima).

(*) Encuentre más del mismo autor en xataca.com.

Sunday, December 3, 2017

Desigualdad y precariedad también pueden llegar con la economía digital

Indudablemente la práctica totalidad de los avances tecnológicos que ha habido a lo largo de la Historia han traído progreso socioeconómico a nuestras sociedades (hasta el momento), pero lo abismamente disruptivo de la transformación digital en casi todos sus aspectos, no siendo comparable a ninguna revolución anterior, así como la automatización y la robotización, -pueden hacer que esta vez sea radicalmente diferente.

Imagen: Pixabay ryj1116.

"Pueden...", ahí está ni más ni menos el tema del post que les traemos hoy. Porque ya a día de hoy disponemos de datos y experiencias que nos permiten formarnos una opinión más o menos fidedigna de lo que nos puede estar esperando a la vuelta de una esquina, que en realidad es un chaflán por el que ya estamos asomándonos. De ahí este análisis: ese "Pueden" podemos sustituirlo con bastante rigor ya a día de hoy por un contundente "están haciendo que esta vez" sea radicalmente diferente.


Autor:  DerBlaueMond (*).


Un debate que iniciamos hace más de un año

Los lectores habituales de El Blod del Salmon ya saben, por otros análisis relacionados con este tema, que este debate fueron el primer medio en iniciarlo hace más de un año. Hasta donde nosotros sabemos, por entonces todavía nadie se planteaba este debate en los términos en los que lo planteamos nosotros en aquel momento, según pueden leer en nuestro primer análisis al respecto de Junio de 2016: "La robotización de la economía y la sostenibilidad de las pensiones pueden ser compatibles".

Posteriormente, cuando el tema ya se volvió mainstream y llegó a otros medios, participamos activamente en el debate abierto, con contribuciones como la cordial contestación al economista Daniel Lacalle del análisis "Aunque no lo parezca, aún nos queda la tercera y más disruptiva fase de la Globalización". Según pueden leer por sí mismos, en este debate hemos seguido aportando puntos de vista innovadores y originales, y, en todo caso, constructivos y con ambición de resolver de la mejor manera posible una cuestión clave para nuestra Socioeconomía (al igual que hicieron ustedes con sus valiosos comentarios, todo sea dicho). Pero recientemente ha habido más cuestiones a tener en cuenta desde nuestro último análisis, que nos han llevado a decidir retomar de nuevo el tema hoy, y a tratar de aportar más contenido (creemos) interesante para nuestros estimados (y participativos) lectores.

Las recientes noticias que han abierto una nueva fase en el debate del siglo

Si bien para el autor este era un tema de preocupación y análisis desde hace tiempo (como ustedes mismos bien saben), lo cierto es que el diario El País publicó recientemente un buen artículo sobre el tema con título "Los precarios de la nueva economía digital". De forma algo premonitoria ante ilustrativas noticias que han llegado tan sólo unos pocos días más tarde, como pueden leer en el enlace anterior, el reportaje de El País dejaba al descubierto las malas condiciones de trabajo a las que se enfrentan trabajadores de empresas que se cuentan entre los estandartes de la nueva economía.

Por "malas condiciones de trabajo" entiendan algo que va más allá de la mera precariedad laboral o las bajas retribuciones: estamos hablando también de falta de un ambiente de trabajo sano y edificante para todos los trabajadores, de la ausencia total de intentar crear un espíritu de equipo, de la incomunicación total con los jefes directos u otros compañeros, del aislacionismo como filosofía diaria de trabajo, u otros muchos aspectos nada positivos y que denuncian abiertamente trabajadores de demasiadas plataformas digitales. Y esto sólo es el principio, puesto que las consecuencias sobre la salud de los trabajadores de este tipo de "condicionantes" laborales a menudo sólo muestran su cara más amarga en los medios y largos plazos. Como bien cita el autor de El País, el FMI aseguró en un reciente número de su revista Finance & Development que “La economía digital va a erosionar bruscamente la relación tradicional entre empleado y empleador”.

Para que se hagan una idea de la "fiesta" laboral en la que estos trabajadores de la nueva economía desarrollan su actividad profesional día tras día, sólo les citaré brevemente cómo estos trabajadores son contratados como autónomos en una evidente perversión de la intención con la que la legislación laboral creó la figura de los trabajadores autónomos (realmente son trabajadores de la empresa que no se acaba de entender por qué no están en plantilla), deben sufragarse por sus propios medios material de trabajo con los logos corporativos como por ejemplo la nevera isoterma en la que tansportan los pedidos de comida a domicilio, o no tienen más contacto con el ambiente laboral de su empresa que una aplicación por el móvil que no para de dispararles a discreción una encomienda tras otra.

Antes decía que el reportaje de El País era algo premonitorio, y lo he hecho porque hace tan sólo unos días la chispa saltó, y prendió... Como pueden leer en esta reciente noticia, los "riders" de Deliveroo han hecho valer su voz unida por primera vez, y mantuvieron una jornada de huelga el pasado Domingo 2 de Julio en Madrid, Barcelona, y otras ciudades españolas. El impacto real de esta huelga es limitado para el común de los mortales, pero aparte de ser algo relevante para Deliveroo, resulta también un factor muy significativo dentro del debate de si la nueva economía tal y como se está planteando trae desigualdad y precariedad, o por el contrario trae progreso para todos.

El nudo gordiano del debate actual sobre desigualdad y precariedad

Algunos sectores socioeconómicos, no dudan en afirmar que la nueva economía está generando muchos nuevos puestos de trabajo. Razón no les falta, de hecho, este extremo nunca se ha negado desde estas líneas. Efectivamente, las tecnológicas están creando empleo a raudales: el tema es qué proporción de empleo crean y qué proporción destruyen, y lo más interesante, ¿Qué tipo de empleo están creando y cuál es su impacto en nuestras socioeconomías?

Lo cierto es que estas empresas estandarte de la nueva economía contratan en muy buenas condiciones a trabajadores (muy) cualificados. Y no sólo son las tecnológicas las que están generando empleo técnico de calidad, como ya les expuse en el análisis "Industry 4.0 o cómo las nuevas tecnologías están poniendo patas arriba el sector industrial", en un futuro casi inmediato vamos a asistir a, no ya la tecnificación de nuestra sociedad, sino que nos encaminamos directamente hacia la sociedad técnica pura y dura. Y como tal, ofrecerá un futuro prometedor si (y casi sólo si) eres un trabajador cualificado con perfil técnico y (muy) cualificado.

De acuerdo, hasta aquí todo parece de color de rosa, tal y como pintan algunos otros analistas y economistas. Pero qué hay de los otros estratos de las empresas que van más allá de los Departamentos de Sistemas. No hace falta que les diga qué colectivo tiene más peso porcentual en el mix laboral de las empresas, si el colectivo techie o el resto de colectivos laborales. Y ahí reside el quiz de la cuestión: no se trata de discutir cómo indudablemente la nueva economía está creando empleos de calidad, sino que lo que debe ser motivo de preocupación es si esa creación de empleo va a ser suficiente para contrarrestar todo el empleo que se está destruyendo en otras áreas de las empresas o, en el mejor de los casos, creando o transformando empleo a nuevas condiciones de mayor precariedad.

Y lo más llamativo no viene de plantearse el asunto bajo el prisma de la evidente precariedad a la que se ven abocados demasiados trabajadores, y si llega a ser contrarrestada por la creación de esos empleos de calidad. Lo más llamativo son las profundas desigualdades que se están creando en nuestras socioeconomías. Efectivamente, la brecha digital está convirtiéndose más brecha que nunca, hasta casi ser una sima. No duden que los analfabetos del futuro serán personas sin capacidades técnicas: vivimos unos tiempos en los que no sólo las empresas tienen que reinventarse o morir, también los trabajadores como profesionales y como personas deben hacerlo. Pero lo lacerante de esta sima digital es que el mundo técnico será hermético y no permeable a todo aquel que se haya mantenido al margen de él, al igual que sus oportunidades laborales.

Lo más preocupante es que, básicamente, el analfabetismo de principios del siglo XX resultó en ciertos desafortunados que no sabían leer ni escribir, cosa que podían aprender con relativa facilidad (comparativamente) si disponían de los medios para ello. Posteriomente la brecha social se trasladó a las diferencias entre trabajadores universitarios y trabajadadores de base, pero aunque es verdad que ya adquirir formación universitaria (y toda la experiencia profesional que se sustenta sobre ella) no era cuestión de unos meses, lo cierto es que las diferencias salariales eran mucho menores hace unas décadas: ello minimizaba la desigualdad y hacía el sistema socioeconómico más sostenible y estable. Por el contrario, ahora tenemos que las capacidades técnicas necesarias para participar de esa sociedad técnica son mucho más complejas de adquirir a posteriori, hasta el punto de que muchas personas ajenas a ellas se sienten totalmente incapaces de adquirirlas y superar esa sima digital que crece más rápido que el ritmo al que nuestras universidades y formación puede reconvertir o crear nuevos trabajadores según la demanda exponencial.

Y la técnica son un conjunto de habilidades y conocimientos sin los cuales no se tendrá más alternativa que la precariedad de estos nuevos analfabetos del siglo XXI. Por ello, traten de anticiparse a esta nueva era que surgirá tras la revolución digital, y sean conscientes de que ya no basta con manejar un smartphone o unas aplicaciones (eso ya es un básico elemental), se trata de un mercado laboral de carreras técnicas y perfiles polivalentes, pero casi siempre híbridos, requiriendo también a la vez formación y know-how técnico. Esto no es una simple elección, es algo que el tiempo demostrará que son más lentejas que las lentejas pardinas: ya saben aquello de que, o las comes, o las dejas. El tema es que, para poder comer dignamente, probablemente no habrá mucha alternativa a las lentejas en nuestra socioeconomía.

Imagen: Mediamodifier.



(*) Encuentre más del mismo autor DerBlaueMond (@derblauemond) en www.elblogsalmon.com. Esta obra está amparada con Lic. Creative Commons Reconocimiento 2.5.

Saturday, October 21, 2017

Con modelos económicos también se salvan vidas

Aunque el economista estadounidense Alvin Roth se ganó el premio el Premio Nobel de Economía en el 2012, su algoritmo desarrollado bajo la teoría de juegos, solo cuatro años después ya ha salvado muchas vidas.

Imagen: Google
Ese trabajo de "ingeniería económica" que compartió con el también estadounidense Lloyd Shapley, se realizó con el fin de los mercados de acuerdo a la oferta y la demanda.

Sin embargo, ahora esta revolucionando el mercado de las donaciones cruzadas de riñón en Estados Unidos.

De acuerdo a BBC Mundo, Roth no tiene ninguna historia personal que lo hiciera particularmente sensible a las enfermedades de riñón ni a la donación de órganos. Pero cuando explicaba su modelo sobre la teoría de juegos en los mercados, "empecé a hablar de riñones como un ejemplo. No se puede usar dinero porque es ilegal pagarle a alguien por un riñón", explicó entonces.

Pero con el tiempo se dio cuenta de que efectivamente podría ayudar a organizar los trasplantes cruzados.

El algoritmo de Roth y Shapley tuvo varias aplicaciones prácticas: sirvió para optimizar las redes de donación de órganos, la selección de alumnos en institutos de bachillerato en Nueva York y la asignación de departamentos para el mercado laboral de los doctores.

Donaciones cruzadas

Este tipo de donaciones se da entre parejas incompatibles de donante-receptor, que deben estar registradas en una red organizadora, que en los términos económicos de Roth es un mercado.

Cuando una persona no puede darle directamente su riñón a un ser querido porque son incompatibles, por ejemplo, un hombre a su esposa o una madre a su hija, se registran como pareja de donante-receptor en una base de datos.

Y gracias al algoritmo de la teoría de juegos, el sistema los puede vincular con otra pareja o parejas en circunstancias similares, de manera que los donantes le dan sus riñones a pacientes desconocidos con los que no obstante sí tienen compatibilidad.

Las operaciones de donaciones renales cruzadas suelen hacerse en el mismo día, lo cual requiere de una inmensa coordinación dentro del mismo hospital o entre centros médicos distintos.

Se organiza así, para evitar que un donante cambie de idea a última hora y alguien en la cadena se quede sin riñón.

Si alguna de las personas que participa en el intercambio de órganos se pone enferma antes de la operación o se echa atrás en el último momento todo el proceso debe ser cancelado.

Se utilizan los llamados "donantes altruistas", que no están conectados a ningún paciente en particular, como comodín para que nadie sufra un daño grave si se rompe la cadena de donación en algún punto.

Artículo original en miamidiario.com amparado con Lic. Creative Commons Reconocimiento 3.0.

Saturday, August 12, 2017

Cada vez es más difícil para los inversionistas ignorar las criptomonedas

Goldman Sachs Group Inc. reconoce que cada vez es más difícil para los inversionistas institucionales ignorar el mercado de las criptomonedas, ya que el mismo supone un valor total de unos US$120.000 millones, en adición los "bitcoin" han subido más de 200% este año.

“Si cree o no en el mérito de invertir en criptomonedas (usted sabe quién es), están en juego dólares reales y merecen la observación”, escribieron analistas incluyendo Robert Boroujerdi y Jessica Binder Graham en un Preguntas y Respuestas enviado a clientes.

El debate ha cambiado desde la legitimidad del “orden de Internet” a la rapidez con la que los nuevos participantes están recaudando fondos, con ofertas iniciales de monedas y recaudación de fondos que ahora superan la inversión de ángel y de semilla de Internet. 

Fuente: bloomberg.com (*).

Estas son algunas de las preguntas que los analistas de Goldman Sachs contestaron:

¿Cómo negociar con criptomonedas?

Pronto aparecerán bolsas digitales y operaciones y opciones en bloque. Mientras que inversionistas individuales pueden negociar monedas virtuales en varias bolsas en línea, los operadores institucionales se han mantenido fuera del mercado de criptomonedas debido a su tamaño relativamente pequeño, estructura de mandatos y volatilidad. Pero la negociación en bloque existe para facilitar la ejecución de pedidos grandes. Además, las opciones de bitcoin existen y se negocian en bolsas alrededor del mundo.

¿Son las criptomonedas divisas o commodities?

Las monedas tienen atributos de una divisa, ya que son presentadas y confiadas por algún medio de intercambio, y de un commodity, ya que son un recurso limitado. La clasificación de criptomonedas varía por país, gobierno e incluso aplicación. En USA es oficial que que ninguna 'moneda' virtual tiene valor legal como tal en ninguna jurisdicción.

¿Qué es Ethereum?

En primer lugar, es una plataforma. En segundo, una criptomoneda. A diferencia de bitcoin, que está diseñada para ser una alternativa al “dinero real”, Ethereum es más una plataforma establecida para ejecutar cualquier aplicación descentralizada y ejecutar automáticamente “contratos inteligentes” cuando se cumplen ciertas condiciones. Ethereum ofrece una moneda digital llamada ether, pero se trata de solo un componente de su ejecución de contrato inteligente y se utiliza principalmente para facilitar y recompensar usando la red. El surgimiento de ether no ha estado libre de contratiempos, incluyendo el hack de US$60 millones de una organización de capital de riesgo llamada “The DAO”.

¿Qué es una oferta inicial de monedas (ICO)?

Una recaudación de fondos a través de ventas de fichas. La cantidad de dinero que financia los ICO ha crecido exponencialmente y la velocidad a la que se recauda dinero en efectivo con a menudo poco más que un papel blanco y navegador de Internet ha activado las alarmas de partes incluyendo la Comisión de Bolsa y Valores y el Banco Popular de China. De acuerdo con el calendario de monedas, las ICO han recaudado US$1.250 millones este año, superando a las fuentes de financiaciamiento ángel de semilla de capital de riesgo de Internet a escala global en los últimos meses.

Lo que los estrategas de Goldman no abordaron es si los inversionistas institucionales deberían comprar o no criptomonedas.

Encuentre más detalles en bloomberg.com.

Monday, July 24, 2017

Así impactaría la economía un mercado común en Latinoamérica


La creación de una área de libre comercio en Latinoamérica y el caribe supondría alrededor de 5 billones de dólares estadounidenses o alrededor del 7 por ciento del PIB a escala mundial. 

Si se creará, este mercado de libre comercio, se alentaría a las empresas de Latinoamérica a ser más productivas, uno de los grandes problemas que tienen ahora mismo la región, y por otra parte, se podrían unir las cadenas de suministro a nivel global.

También serviría para protegerse contra un ambiente de comercio internacional cada más difícil por las medidas proteccionistas que han tomado algunos dirigentes. Uno de los grandes exponentes de esto son las medidas proteccionistas del presidente de Estado Unidos, Donald Trump.

Nos podemos preguntar: ¿Por qué no sirven los actuales acuerdos comerciales en Latinoamérica? ¿Por qué hay tantos acuerdos comerciales en Latinoamérica? ¿Por qué Donald Trump no quiere comerciar con Latinoamérica? ¿Hay otras países que están interesados en comerciar con Latinoamérica?

Autor: Raúl Jaime Maestre (@ruljaimemaestre) (*)

Integrarse comercialmente de forma sencilla: la gran solución de Latinoamérica y el Caribe

La mejor fórmula para articular esta integración es evitar las arquitecturas complejas o la inclusión de temas que no son puramente comerciales que ya han frustrado los esfuerzos hacia el mismo camino en el pasado.

Con una ruta de integración sencilla y flexible, la cual concentre primero las ventajas comerciales y se construya sobre una amplia red de acuerdos comerciales existentes. Un ejemplo en que se podrían fundamentar, podría ser el acuerdo de la 'Alianza del Pacífico' que integra Chile, Perú, Colombia y México.

Es decir, si nos planteamos que una empresa de Colombia que exporta camisas a Uruguay. En principio, los aranceles están sujetos a los acuerdos comerciales entre los dos países. Pero si la tela con la que se fabrica proviene de un tercero, también va a depender de las relaciones que este tenga con Uruguay.

Las normas comerciales en Latinoamérica es una maraña de acuerdos que se han ido tejiendo en el último siglo, con un poco de simplificación se podrían conseguir grandes beneficios en poco tiempo.

Latinoamérica con el Caribe necesita avanzar de una forma mucho más agresiva hacia una área comercial regional mucho más integrada para aumentar sus exportaciones, protegerse de los ataques a nivel de comercio internacional, que cada vez son más desafiantes y estimular a las empresas para que sean más productivas.

Armonizar 33 acuerdos de libre comercio para tener una área de libre comercio

Las exportaciones de bienes intermedios, como maquinaria, cosechadoras.... entre países miembros de está área de comercio libre, aumentaría un 9 por ciento según datos de Banco Internacional de Desarrollo (BID). En el caso de los exportadores del Cono Sur podría llegar hasta el 12 por ciento, y los exportadores de Centroamérica y México con respecto al Cono Sur podría aumentar hasta el 15 por ciento.

Es decir, armonizando los 33 acuerdos de libre comercio que existen entre los diferentes países y las 47 regulaciones que rigen el contenido local de los productos se podría conseguir un mercado único que llegaría a ser de 5 billones de dólares estadounidenses, alrededor del 7 por ciento del PIB mundial.

Por tanto, no es hacer un acuerdo político para la liberación comercial al estilo de la Unión Europea, sino algo mucho más sencillo y pragmático, al menos en los primeros pasos. Los tratados que necesitan de integración en dimensión laboral, inversión de mucha burocracia y entes supranacional acaban dificultando la implementación de los acuerdos.

Para avanzar en un acuerdo de libre comercio no hace falta firmar más acuerdos, si no que se puede avanzar con las normas de origen para que los países lo utilizar para llegar a terceros países sin aranceles.

La idea de este acuerdo de libre comercio es que el 20 por ciento de transacciones que todavía están gravadas por aranceles queden libres de estos en los próximos años. Además este proceso no va a costar dinero, sino voluntad política de los países implicados y capital administrativo.

Este primer paso daría algún día a una unión supranacional mucho más ambiciosa, de forma que Latinoamérica podría convertirse en la quinta economía mundial, por detrás de la Unión Europea, Estados Unidos, China y Japón.

Esto se podría hacer en un momento donde las barreras internacionales al comercio no se están derribando, sino todo lo contrario, con el Brexit y la incertidumbre creada por Donald Trump en Estados Unidos.

Donald Trump descoloca al continente americano, pero China quiere fortalecer relaciones

Donald Trump sigue adelante con sus políticas agresivas respecto al comercio internacional. Latinoamérica puede estar a las puertas de un momento único dentro de su acuerdo comercial con una gran oportunidad que le permitiría actuar como una única fuerza.

Para esto, tendría que dejar atrás rencillas internas que se han ido dando en la región durante las últimas décadas. A partir de ahora ya no se va a contar con el tratado de libre comercio que integra a los países de la cuenca pacífica y asiática, el  Trans-Pacific Parnetship (TPP). Esto da paso a impulsar la creación de un área comercial propia sin depender para ello de Estados Unidos.

Una menor influencia de Estados Unidos supone una oportunidad para que países como Japón o China puedan expandirse comercialmente dentro de los diferentes países que integran Latinoamérica.

China y Japón ya han mostrado interés de querer fortalecer las relaciones comerciales con Latinoamérica. China, hace tiempo, quiere impulsar un alternativa al Trans-Pacific Parnetship (TPP) a través de un tratado de libre comercio conocido como Regional Comprehensive Economic Partnership (RCEP).

Para este proceso se ponga marcha, Latinoamérica debe dar un paso aprovechando la oportunidad, pero tienen que decidir qué tipo de integración desean. Mientras que el área comercial por excelencia en Latinoamérica es Mercosur, sus deficiencias son muy elevadas para plantearse una profundización y expansión.

Mientras que la 'Alianza del Pacífico' supone un mejor marco jurídico e institucional a través de favorecer no sólo la movilidad de bienes y capitales, sino también de las personas. Por otra parte, México va a reducir su dependencia de Estados Unidos, se vería fortalecido internacionalmente, en un momento en que las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) penden de un hilo.

Definitivamente, si sabe aprovechar esta oportunidad que Donald Trump les ha brindado, podremos decir que es el momento de Latinoamérica para unirse comercialmente.


(*) Encuentre más del mismo autor Raúl Jaime Maestre (@ruljaimemaestre) en www.elblogsalmon.com. Esta obra está amparada con Lic. Creative Commons Reconocimiento 2.5.

Imagen de cabecera: Flickr

Saturday, July 15, 2017

Pronto será normal hablarle a la nevera, la aspiradora o la lavadora

  • Todos los aparatos del hogar acabarán siendo 'smart'.
  • La inteligencia artificial y los asistentes virtuales serán tendencia en 2017.
Nevera inteligente: Una joven señora se dispone a guardar su compra en un frigorífico 'smart'. (Samsung)
La inteligencia artificial y los asistentes virtuales, que van a permear en ámbitos tanto profesionales como personales, harán que la voz se convierta "sin duda" en la forma de relacionarnos con la tecnología: hablaremos al móvil, pero también a la nevera o a la aspiradora.

"Ahora mismo empezamos a ver a gente hablándole al móvil, dictándole mensajes. En breve, en lugar de escribir, hablaremos. Y hablar al móvil será lo primero, pero pronto será habitual hablar a la nevera, a la aspiradora, a otros muchos dispositivos", explicó la directora del Centro de Excelencia de Desarrollo Móvil y Bots de Sage, Susana Durán, en la oportunidad del Sage Summit Tour de abril en Madrid, un encuentro con socios y clientes en el que se conocieron novedades y líneas de innovación, muy centradas en la movilidad, la inteligencia artificial y los bots conversacionales.
En los chatbots la idea es que el usuario pueda saber con una simple pregunta a través de una plataforma de mensajería instantánea como Facebook Messenger, sin necesidad de acceder a un sitio web, determinada información que necesita. Los robots conversacionales de Sage permiten al cliente conocer al instante, mediante conversaciones en plataformas como Facebook Messenger, Skype o Slack, quién le debe dinero, qué facturas vencen este mes o cuál es su balance.
"Primero pasamos de la web a las aplicaciones móviles y ahora las aplicaciones de mensajeríase han convertido en el nuevo sistema operativo, con lo cual los chatbots son las nuevas aplicaciones", indica Durán. "Son muy sencillas de utilizar, no tenemos que aprender nada, no tenemos que descargar nada para usarlas, están disponible en nuestra plataforma de mensajería. Simplemente lo debemos añadir como contacto, igual que a un familiar, y ya lo tenemos disponible", sostiene.
La tecnóloga destaca que aunque apenas hace un año que emergieron las plataformas de FacebookApple o Microsoftpara chatbots, los avances logrados se perciben de mes a mes. Sólo en Facebook Messenger, comenta, hay 35.000 activos: "Esto está empezando a dispararse".
Según un informe elaborado por Sage a partir de encuestas a directivos, el 64% de las PyME españolas considera que la inteligencia artificial será la tendencia tecnológica que tendrá mayor impacto en los negocios en 2017. El 12% señala que serán los chatbots.
Durán defiende que la inteligencia artificial se impondrá en todas las capas del negocio, pero también en la organización de la vida personal. "Al final, la inteligencia artificial no es más que revisar todo un conjunto de datos, sacar conclusiones y proponer los siguientes pasos basados en la experiencia y las conclusiones obtenidas", dice.
El centro que dirige Durán, situado en Barcelona, es el encargado de determinar la innovación global de Sage en esos ámbitos. En la actualidad, sostiene, está muy centrado en el desarrollo de nuevos canales de comunicación con los clientes en las plataformas de mensajería instantánea: los chatbots. Sage ya ha puesto en marcha sus bots en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido y ya está activándolos en España.
Artículo original en 20minutos.es amparado con Licencia Creative Commons reconocimiento 3.0.

Saturday, June 17, 2017

Estos son los países donde mejor reina la paz en el mundo

Islandia, Nueva Zelandia, Portugal, Austria y Dinamarca son los paises con mejores índices de paz del planeta.

El mundo es levemente menos violento durante este último año, a pesar de lo que hemos visto sobre los conflictos en el medio oriente y los actos de terrorismo, de acuerdo al estudio Global Peace Index (Índice Global de la Paz) preparado por el Institute for Economics and Peace (IEP), un grupo con base en Australia.

Este índice prepara un ranking de 163 paises de acuerdo a conflictos domésticos e internacionales, seguridad para las personas y militarización. Para este año encontró que 68 países sufrieron desmedros mientras que 93 mejoraron en sus indicadores de paz, el cual, para el mundo entero, subió 0,28&. 

Lo anotado es lo que muestran las cifras preparadas por el IEP para el año, no así para la década, ya que encontraron que la medida de paz declinó 2,14% desde 2008. Además, creció la brecha entre los paises menos y más violentos.

Los números también sugieren que podrían continuar aumentando los eventos de intolerancia, desordenes civiles y los focos de terrorismo, por lo que el pronóstico de largo plazo podría ser menos optimista.




En cuanto a la paz, estos son los mejores y peores del mundo

Iceland se ha mantenido en el tope de la civilización y la paz desde 2008, y es acompañada en los primeros cinco puestos por New Zealand, Portugal, Austria y Dinamarca.

En el otro extremo encontramos a países destrozados por conflictos, con Siria en la peor posición, seguida por Afganistán, Iraq, Sudán del Sur y Yemen.

El índice agrupa al planeta en nueve regiones, seis de estas mostraron mejoras, indicando el primer aumento de niveles de paz mundial desde 2014. El mayor deterioro regional fue medido en Norteamérica, entre otros motivos por la polarización sufrida en USA durante las elecciones presidenciales.

Por otro lado Europa continúa siendo la región mejor clasificada en el índice, recordando que al finalizar el reporte no se conocían los más recientes ataques terroristas en el Reino Unido y Francia. 
    
En este sentido, las regiones que presentaron mayores mejoras en el período fueron Suramérica (recordando que aún no se habían intesificado las protestas y la violencia represiva en Venezuela), Rusia y Eurasia.



En cada región (según la clasificación de IEP) los mejor y peor posicionados

Europa 
Mejores: Iceland, Portugal, Austria, Dinamarca y República Checa.
Peores: Turquía, Macedonia, Bosnia Herzegovina, Kosovo y Grecia.

Norteamérica
Mejor: Canadá (nro. 8 en el ranking global)
Peor: USA (114 en el ranking global)

Asia / Pacífico
Mejores: New Zealand, Japón, Australia, Singapur y Malasia.
Peores: Corea del Norte, Filipinas, Tailandia, China y Myanmar.

Suramérica
Mejores: Chile (24 en el ranking global), Uruguay, Argentina, Ecuador y Paraguay.
Peores: Colombia (143 en el ranking global), Venezuela (146 en el ranking global), Brasil, Bolivia y Guyana.

Centroamérica y Caribe
Mejores: Costa Rica, Panamá, Nicaragua, Haití y Cuba.
Peores: México, Guatemala, El Salvador, Hondiras y República Dominicana.

Subsahara y África
Mejores: Mauritius, Botswana, Sierra Leone, Zambia y Ghana.
Peores: Sudán del Sur, Somalia, República Centroaficana, República Democrática del Congo y Nigeria.

Rusia y Eurasia
Mejores: Moldova, Kazaskstan, Georgia, Uzbekistan y Belarus.
Peores: Ucrania, Rusia, Azerbajan, Turkmenistan y Tajikistan.

Asia del Sur
Mejores: Bhutan, Sri Lanka y Bangladesh.
Peores:  Afghanistan, Pakistan e India.

Medio Oriente y África del Norte
Mejores: Quatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Tunisia y Oman.
Peores: Siria (163 y último en el ranking global), Iraq, Yemen, Libia y Sudan.


El costo de la violencia 

El reporte destacó que el impacto económico de la violencia en el mundo fue de US$ 14,3 billones, medido es poder de compra, equivalente al 12,6% del PIB del todo el planeta.

Por otro lado, el costo global de las guerras fue de US$ 1,04 billones, mientras que el precio de construir y mantener la paz sumaba US$ 10 millardos, apenas el 1% del costo de la guerra.

Conozca el sitio Web del IEP VisionOfHumanity.
Baje el reporte completo Global Peace Index 2017 en pdf aquí.